El campo de Castilla y León se juega más de 78 millones de euros anuales en función del gobierno norteamericano que salga de las urnas | post

El campo de Castilla y León se juega más de 78 millones de euros anuales en función del gobierno norteamericano que salga de las urnas

El nuevo gobierno estadounidense tendrá que diseñar una nueva política comercial alimentaria con el resto del planeta o continuar con la que actualmente desarrolla Donald Trump. En todo caso el sector agroalimentario regional está pendiente de los casi 80 millones de euros que exporta cada año en alimentación a EE.UU.

04 11 2020

VALLADOLID 4 DE NOVIEMBRE DE 2020. Las elecciones norteamericanas celebradas el pasado 3 de noviembre tendrán reflejo en todo el planeta. Por supuesto, también en los viñedos, en las industrias cárnicas y lácteas o en los lagares de Castilla y León. El valor de los productos agroalimentarios que nuestra región exporta a EE.UU. y que se vería afectado por la continuidad o por la revisión de la política comercial estadounidense, en función de la victoria electoral de Donald Trump o de Joe Biden fue de 78,119 millones de euros en 2019.

 Castilla y León exportó a Norteamérica productos cárnicos y lácteos, cereales, frutas y hortalizas o piensos para animales por valor en 2019, de 78,119 millones de euros. Por provincias, encabeza el ranking Palencia con 36 millones, por delante de Valladolid, con 15, Salamanca, con 7, Burgos y Zamora con 5 cada uno, León con 4, Segovia con 1,8, Soria, con  0,9 y Ávila, con 0,5.

 Todo este arsenal de productos podría verse revisado por el nuevo Gobierno que salga de las urnas estadounidenses. Y debería hacerse con criterios no supeditados a los intereses geopolíticos de las grandes potencias. En este sentido, COAG-Castilla y León considera muy lesivo que estos intereses geopolíticos mundiales condicionen a sectores estratégicos de todo el planeta como es la agricultura y la alimentación. El sector agrario no puede ser siempre perjudicado en las negociaciones.

 COAG CASTILLA Y LEÓN recuerda que hace solo un año, Donald Trump anunció una  aplicación de aranceles a productos agroalimentarios que castigaba al campo por los supuestos beneficios obtenidos por el sector aeronáutico europeo, que es el que originó la disputa en el seno de Organización Mundial del Comercio (OMC). Una vez más, el sector agrario fue moneda de cambio a favor de otros sectores. De poco sirvió entonces y casi siempre, que nuestros políticos manifiesten el carácter estratégico de la agricultura y la agroindustria, si en todos los acuerdos -o en los desacuerdos, como en este caso- internacionales siempre son las sacrificadas a cambio de mejoras en industria o servicios.

 Nuestra región se jugaba 25 millones de euros en alimentos de calidad, como vinos, quesos, o jamones por estos aranceles planteados por Trump, que se repartían así entre las provincias : Valladolid (46 %), seguida de Burgos (19 %) y Zamora (14 %). A distancia se sitúan Salamanca (9 %) y León (8,75 %). En menor medida afecta a Soria (1,5 %) y a Segovia (1,10 %), y apenas a las provincias de Ávila (0,4 %) y Palencia (0,07 %).